martes, 10 de junio de 2014

#QuieroCreer

#QuieroCreer es el hashtag de la Federación Mexicana de Fútbol (FMF) para promover el apoyo a la Selección en el Mundial de Brasil. Como la competencia está a punto de comenzar no puedo dejar pasar la oportunidad de escribir algunas apreciaciones al respecto,
porque tal vez sea lo único que pueda decir del Mundial. Si eres Fan (así, con mayúsculas) del fútbol y la Selección te invito a que detengas la lectura, podría no gustarte; si quieres arriesgarte a continuar, lo haces bajo tu propio riesgo.


Personalmente se me hace una campaña ridícula, tan lastimera que da pena, pero por lo menos es realista. La ha de haber hecho algún publicista recomendado por algún político encumbrado, como el que dijo "Yo sí robé, pero poquito" y que ha llegado a donde está gracias a eso, al simplismo emocional de muchos mexicanos.
No estaba seguro de que hubiera una encuesta sobre el apoyo a la Selección, pero fui muy ingenuo, Mitofsky le entra a todo. Y pues sí, la FMF necesitaba sacar una campaña de publicidad así. Es claro que la aprobación y apoyo al Tricolor no tiene buenos números. Mientras el 68% de los brasileños cree que su equipo ganará el mundial , una cantidad similar de mexicanos cree que la Selección mexicana no pasará de octavos de final (considerando sólo a los que sí contestaron la pregunta).
La Selección tuvo tan pésimos resultados durante la eliminatoria mundialista y hasta la fecha, que de verdad se necesita un acto de fe extraordinario para pensar algo positivo de ella. Ni los católicos como yo nos arriesgamos a tanto. Sin embargo eso es lo que nos piden los seleccionados en su video: "¡Cree en nosotros!", repiten hasta el hastío, pero no ofrecen mucho a cambio, mas que hacer lo creo han hecho ya: dejar el corazón en la cancha y poner el alma para intentar ganar. Como si fuera eso suficiente.
Ah, pero si el video de los seleccionados es muy malo, el de los aficionados está para llorar. ¿Que es eso de que "Quiero que te comprometas, y no a ganar, pero sí a darlo todo"? Esto, de verdad, sólo puede decirlo un Fan, uno de los mediocres.
Me parece que la campaña refleja a la perfección una realidad mexicana: creemos que las ganas bastan. Pocos se comprometen a prepararse, a ser disciplinados, a cumplir acuerdos, a respetar la ley, a llegar a tiempo a una cita, a hacer dieta, a tratar con respeto a lo demás y lo cumplen. "Si la intención es lo que cuenta", dirán algunos. Yo les respondería que "de buenas intenciones están llenos los panteones". Tenemos que cambiarnos de hashtag, olvidarnos del #QuieroCreer y practicar más el #YoSíCumplo. No se trata de querer cosas, se trata de hacer cosas, volver realidad sueños y deseos.
Hay muchos quejosos sobre el tema del Mundial. Que si es un distractor, que si aturde a los mexicanos, que es un complot para mantenernos embobados, etc. Seré sincero, si tengo oportunidad, veré los partidos de futbol, como hice con los partidos anteriores, pero sin muchas expectativas. Creo que le pondré más interés a tratar de entender la reforma energética, o si con el empujón del Banxico ahora sí levanta la economía, o si puedo ser Consejero Electoral. Lo haré porque no #QuieroCreer, quiero ver resultados.